27 abr. 2015

DIY - Al rico recetario de Mamá

Mi madre hace las mejores croquetas del mundo, que te lo digo yo. Da igual el sabor: jamón, gambas, cocido,.... Me comería una tonelada de una sentada.

No hace falta que te recuerde que el próximo domingo (Si, sé lo que estás pensando...ya paso otro mes) es el Día de la Madre. Como hice con el papi de la casa, este año no me ido a ninguna gran superficie a comprar la típica colonia o un jersey. Este año quiero regalarle algo más personal pero sobre todo, con mucho significado.

Aún recuerdo hace un par de años cuando mi hermano se independizó. Recuerdo a mi madre grabando videos de como planchar (sobre todo camisas que aquí el hermano tiene un muestrario), recopilando recetas básicas y guardando todo tipo de artilugios para que mi hermano se apañará en su nueva vida. Porqué ¿que haríamos sin las madres?

Esta vez voy a enseñarte a hacer un Recetario (bueno dos porque una es para mi suegra) para que tú y tu mami decidáis, por ejemplo el Top 10 de sus recetas, esas que nunca fallan y te chupas los dedos hasta el infinito... ¡y más allá! 

Necesitamos los siguientes materiales:

- Papeles de Scrap: Como siempre te aconsejo que compres un kit o papeles de una misma serie.
- Tijeras y regla.
- Cinta de doble cara.
- Guillotina o en su defecto, un cuter.
- Anillas.
- Separadores y fichas de archivo (los de toda la vida).
- Cartón (por ejemplo de una caja de cereales) y cartulina.
- Cinta o lazo.
- Tintas de estampar.







¿Empezamos?

1. Una vez hayas elegido los papeles hay que cortarlos a la medida de los separadores. Los míos son de 15x9. Si los encontráis un poco mayores mejor. A mi me ha quedado un poco pequeño. Tambien cortamos la cartulina a la misma medida. Los papeles van por la cara que se ve y la cartulina, por el reverso.


2. Pegamos los papeles con cinta de doble cara en unos de los lados. Recordar cortar con un cuter la forma de las pestañas del separador (como puedes ver en la foto, a mi se me olvido...). Repetir operación para el reverso. Yo utilice tinta por los bordes para darle un toque más vintage.


3. Para la cubierta del recetario, cortar un trozo de cartón a la misma medida que los separadores o un pelín mas largo. Igual que el paso anterior, seleccionar el papel que vais a poner y cortar a medida. 


4. Para cerrar el recetario, elegí una cinta de puntilla muy acorde con los papeles seleccionados. Fije la cinta, antes de poner los papeles, poniendo un trozo de cinta de doble cara en el centro del cartón y pegando la puntilla sobre ella. A continuación, pega el papel con más cinta de doble cara.


5. Ya tenemos la cubierta y los separadores. Ahora toca decorar. Aquí, deja volar tu imaginación. Yo no le he cargado mucho, un par de pegatinas y unos cartelitos en cada separador. 

 6. Hacemos los agujeros y ponemos las anillas. Tip: Si tenéis un Crop-a-dile muchísimo mejor.



Ya tenéis vuestro Recetario Especial Día de la Madre. Seguro que es un regalo inolvidable.
¿Que os parece que este recetario pase de generación en generación?

 ¡Feliz día a todas las madres!


26 abr. 2015

De Cañas + ¿Escribes un blog?

Lo siento, no soy de café. Lo he intentado pero ¡me pongo a mil! Como mucho un descafeinado o un té. Pero es que lo que más me gusta es una caña fresquita. Como no podía ser de otra manera, y siguiendo la estela de posts cafeteros, comienzo nueva sección en el blog con De cañas. 
Por eso, cada mes nos tomaremos esas cañas virtuales junto@s. ¿Me acompañáis? 

Si estuviéramos tomando una caña... te hablaría de lo que me ronda en la cabeza tras la resaca post-Puntomom. Cuando dije que iba a Oviedo a un evento Blogger me encontre con reacciones variopintas: la más común el típico mutis por el foro y el cri-cri de los grillos de fondo...

El año pasado, las vacaciones en Cádiz dieron para mucho (mi querida Cádiz, siempre me resultas taaaan inspiradora!). A raíz de apuntarme a un taller de Scrap en Madrid, algo se removió dentro de mi y comencé a escribir el blog.


Hasta hace tres meses nadie sabia que tenia un blog. Solo el maridín. Ni padres, ni hermanos ni familia o amigos. Comencé a escribir por gusto pero también con la intención de retomar el hábito de escribir, de investigar páginas y perfiles bonitos en la red, hacer manualidades y encontrar hobbies,... En definitiva, descubrir hasta donde puedo llegar y comenzar un proyecto como posible Plan B

Al final me decidí a hacerlo "público"porque la finalidad última de escribir un blog es que alguién, además del maridín, te lea. (¡Gracias siempre por tu apoyo incondicional!). 

El primero fue mi hermano del cuál obtuve muchos ánimos. Él suele ser el primero en saber mis planes. Y a continuación, mi madre. Como buena madre y además, discreta, sentenció: "Eli, ¿es necesario que la gente te conozca?¿que sepa tanto de ti? Razón no le falta a la mujer pero "Mamá, el blog no deja de estar relacionado con el mundo de los niños, actividades, viajes, manualidades,... Yo decido hasta donde quiero enseñar" respondí. Ahora, es mi primera fan.

Via Pinterest
Tras ellos, llegaron los amigos y resto de familia. Y el señor Facebook ayudo bastante. Aquí tengo que decir que la acogida fue dispar: 

- Asombro: "¿Tu? ¿Un blog?" acompañado por un arqueo de cejas.
- Incredulidad: "¿Y eso que es lo que es?" Esta es la cara de comer limones.
- Pasotismo: "Ah, si... algo ví por el Facebook" Esta cara es la de parece que me interesa pero en realidad... paso.
- Silencio: Tanto tu como yo, sabemos que tengo un blog pero no sale el tema. Lo obviamos.
Pero es sorprendente y muy gratificante, cuando te dicen que te conocen y que te siguen (Gracias Marian por ser la primera y Gracias Victor y Marta). 

Es así. Cuando dices que escribes un blog te encuentras estas reacciones. Pero es algo tan normal como jugar al Padel. Es más, os diría que es algo que tiende a profesionalizarse. No te puedes imaginar los profesionales que hay por la web que por diferentes razones, han encontrado en el blog una salida, y por cierto muy buena. Me encuentro con mujeres y hombres, que quieren compartir sus conocimientos, su arte, sus experiencias con el resto del mundo o en mi caso, empaparme de ese mundo 2.0 que tanto me está proporcionando. Gracias a todos por compartir.


Y recordando el famoso anuncio de Coca-Cola, te digo que... 

"...Para los optimistas, para los pesimistas, para los que rien, para los que juegan, para los de allí, para los de acá, para los originales, para los sencillos, para los deportistas, para las familias, para los que leen, para los que escriben, para los que disfrutan, para ti, y para ti también que está ahí detrás, para todos.... ¡Escribo un blog!"


¡Que paséis un buen domingo!


24 abr. 2015

Que hace una chica como tú en... PuntoMom 2015

Que podría contarte que no te hayan contado ya. No sabría por donde empezar a contarte lo vivido este fin de semana en PuntoMom: demasiadas emociones, demasiadas ganas de aprender, demasiada información que hay que asimilar y poner en practica. 400 personas unidas bajo el mismo lema:

"You are your blog"

Para empezar, contarte que estaba muy nerviosa. De camino a Oviedo tenía un nudo en la garganta mezcla de tristeza por dejar a mis hijos, e incertidumbre ante el evento. Una, que no esta acostumbrada a estas cosas, que tiende a esconderse y hacerse pequeña, tenía la sensación de ir a la entrega de los mismísimos Oscar.

¿Que me pongo? fue mi primera duda existencial pues claro, habrá egobloggers...
¿De que hablo? Yo no soy diseñadora ni periodista ni nada relacionado con el mundo creativo.  
Y ¿Con quién? 

Al llegar al Hotel Ayre Oviedo (donde llovía como si no hubiera un mañana), los nervios dejaron paso al asombro. Con un "¡Peazo de hotel al que me has traido, nena!" del maridín, empezo nuestro fin de semana.


Tras realizar el check-in, saludar a Andrea Amoretti, hacer las fotos de rigor de la habitación y demás menesteres, decidimos pasear por el centro y tomar unas sidriñas por la calle Gascona.


Yo no se las demás compañeras, pero yo dormí fatal (lástima porque la cama era comodísima). Por parte del hotel pusieron todo tipo de facilidades: ampliaron horario de desayunos, zona reservada, meseros individualizados... Se podía intuir que el evento prometía. Y allí, en el desayuno, me encontré con compañeras como Silvia de Manopla Studio y Marian de Marian loves Shoes, encantadoras y simpatiquísimas.

Silvia y Marian
Foto Manopla Studio
Dió comienzo el evento con ponentes de primer nivel: 

1. El monólogo divertidísimo de Ari Bradshaw. 

2. Nuria Pérez y su idea chocolate fue simplemente emocionante. La pasión que desprende y trasmite es increíble.

3. Nuria Ramírez de The Legal Hat y sus consejos legales a  tener en cuenta en este mundo 2.0.

4. Maïder Tomasena y sus lecciones sobre copywriting. Muy a tener en cuenta a partir de ahora.

5. Y Marta Simonet y Fabián con su proyecto "Mésame Mucho".

La comida sirvió para cargar pilas (la mañana fue más que intensa) pero si te digo que comí poco, créetelo porque era la única oportunidad de poder conocer a otras compañeras, intercambiar impresiones y comentar la jornada. Fue entonces cuando conocí a Mary Galou, Maria Luisa de Hello Marielou, Belén de Oh my mum, Bea de Pepa y su maleta, Olga de Un columpio en el jardín, Sonia de Pacto de tres, Elena de Mi casa en cualquier parte.

Silvia, Maria Luisa, Bea, Belén, Sonia y Mary

Pero también hubo tiempo para unas compritas en el Market estupendísimo que había montado la organización. Silvia ¿ya tienes tus Prungatas?



Más pesos pesados para las ponencias de la tarde: 

6. Mesa redonda de Petite Mafalda, Charhadas, June Lemon, B* a la moda

7. Andrea Amoretti y el estilo que te hace feliz. Porque ya sabéis: "Las divas no se caen así de la cama".

8. Pilar Fernández, coach y payasanos explico como aplicar la inteligencia emocional a la familia. Su frase: "En estos tiempos de titulitis, me quedo con uno solo: el de madre" Me salió del alma un aplauso porque no pudo llevar más razón. 

9. Y para terminar Bea, Mar y Maria de Hello!Creatividad. Decían que "El momento ideal no existe... El momento es ahora".


En definitiva, fue un fin de semana emocionante:

- Emoción al conocer la historia de John Butterhill, fotógrafo canadiense que un día decidio grabar un video y compartirlo con otros fotografos que se ofrecieron voluntarios para mostrar el mundo a personas con movilidad reducida.


- Emoción al conocer la historia de Julia y como, con nuestra entrada, contribuimos a la financiación de su enfermedad, Síndrome de Rett. #rettomom

- Emoción al escuchar la dulce voz de Maria Mier.

- Emociones enfrentadas como la Ilusión y el miedo: Comencé este blog con mucha ilusión pero es inevitable tener miedo. Tener miedo a que te juzguen, a que critiquen tu "proyecto". La mesa redonda de bloggers me ayudo a entender que todo proyecto tiene sus comienzos, no siempre fáciles, que te vas a enfrentar a criticas (que a veces es mejor ignorar) pero que este mundo 2.0 esta lleno de buenos momentos y experiencias increíbles. 

Y me quedo con la frase que decían las chicas de Hello!Creatividad. He elegido que ahora es mi momento. Elijo que quiero seguir aprendiendo. Elijo que quiero conocer gente bonita, interesante con sueños, proyectos y mucha ilusión. Elijo disfrutar de la vida. Ya estoy en el camino y no se donde me llevará pero tengo las ganas y la ilusión para continuar caminando. 

¡Hasta pronto bellas!

Pd: Os dejo el video de mi compañera Olga. Enhorabuena ;-)


21 abr. 2015

Un DIY de Indios...

Levanta la mano si piensas que el tiempo pasa demasiado rápido. Hace aproximadamente siete meses comenzó el colegio, el primer curso para mi hijo. Parecía que el año no iba a acabar nunca y mira, 21 de abril y preparando la fiesta de fin de curso.

Este año, la temática para la clase de 1º de infantil es "Los indios". Cada niño tiene que llevar algo relacionado con ellos y ¿que he elegido? ... Pues el caballo. Si, lees bien, el caballo. Para mi es un reto porque supone demostrar mis "dotes" costureras que os aseguro, son nulas.

Estos son los materiales que he utilizado:

1. Fieltro de dos colores
2. Botones
3. Hilo y aguja
4. Un palo de recogedor.
5. Relleno de almohadas.

Lo primero que he hecho es cortar la cabeza del caballo. Aquí dejo la plantilla que utilice. También hay que cortar la crin. Cuando tuve todo cortado empece a coser. Como he dicho, mis dotes son nulas así que utilice una puntada básica... Y ¡madre mía! Reconozco que me llevo un rato. Recuerda que hay que coser la crin. Yo lo hice por dentro.




Una vez que ya tuve todo cosido (incluida la crin), metí el relleno en la cabeza del caballo. Y vuelta a coser, dejando una ranura para meter el palo. Rematamos, cosemos los ojos... y ¡listo!

Pero me supo a poco esto de los Indios e hice una cinta de plumas indias, ¡que vaya el peque con todo el pack! Para ello utilice fieltro, papel y Washi tape.


"Forre" un folio con washi tape. Cuando ya lo tuve todo forradito, corte en forma de hoja, le hice unas ranuras en los laterales, pegue las hojas a la cinta de fieltro con Loctite y ¡tachán!


Las plumas han quedado muy coloridas y Gabriel esta contentísimo con su cinta india. Por cierto, su nombre de guerra es "Trueno de la Noche".

¿Que os parece? ¿Os animáis a un DIY de Indios?

Hasta pronto



14 abr. 2015

DIY - Jarrones para flores con un toque rústico

Me encantan las flores. Animan cualquier rincón de nuestra casa aunque sea la flor más simple. Su colorido, su olor,... De vez en cuando compro algún ramo sencillo y lo pongo por casa y la verdad, que suben el ánimo.  El otro día vi unas flores muy bonitas en una floristería cerca de casa y no las compre porque me acorde que no tenía un jarrón apropiado.

Si, tengo jarrones, el típico de cristal (que por cierto compre cuando nació Gabriel porque hasta entonces, no tenía) pero no uno pequeño, coqueto y versátil que me sirviera para esas pequeñas flores de temporada. Me puse a darle vueltas a la cabecita y al final, di con el jarrón perfecto.

Pues aquí os dejo un DIY para que tengáis siempre a mano "ese jarrón":

Materiales

- Latas de diferentes tamaños.
- Cuerda de un grosor normal.
- Pegamento.
- Tarros de cristal que quepa dentro de las latas, por ejemplo de potitos.
- Flores.

Elaboración

1. Una vez escogida la lata, quitamos las etiquetas que tengan. Lavamos y secamos bien.
2. Cogemos la cuerda y vamos enrollándola alrededor de la lata. Si queréis, poner algún punto de pegamento para ir asegurando la cuerda. Yo he utilizado una pistola de silicona caliente o pegamento Loctite.
3. Dejamos secar.
4. Metemos el tarro de cristal con agua dentro de la lata.


5. Poner unas bonitas flores. Me ha dado pena deshacer el ramito porque había quedado muy bonito pero el resultado final por separado también es fantástico.





Como veis un DIY rápido y sencillo... ¡Que paséis buen día!


Eli

13 abr. 2015

Con las pilas a tope... #1

Después de unos maravillosos días de vacaciones, volvemos a la rutina. Este año lo hemos aprovechado bien. Han sido días de levantarse sin despertador, de pasear, de juegos con amigos en el parque, sin prisas... Nuestras vacaciones comenzaron con nuestra primera visita en familia al Planetario de Madrid para después comer por Malasaña.


Para la segunda parte de las vacaciones, preparamos las maletas y nos fuimos a Pontevedra. Hacia tiempo que quería volver porque tengo muy buenos recuerdos de tierras gallegas. Allí pase dos de los mejores veranos que recuerdo y creímos que ya era hora de volver. Y no pudimos hacer mejor elección. Nos salió todo genial empezando por el desayuno camino a Pontevedra (paramos en un restaurante que se llamaba La Viña de Rueda; salida 170 en la A-VI). En cuanto al alojamiento, nos decidimos por el Apartahotel Dabarca. Esta justo en el centro de la ciudad y el acceso es facilísimo desde cualquiera de las carreteras. Cerca del hotel hay un Restaurante que merece la pena visitar: Casa Digna (Plaza de Mareantes 14).

El primer día, después de un largo viaje, decidimos pasear con unos buenos amigos gallegos, Alberto y Ana, por el centro de Pontevedra, que no puede ser más bonito: Plazas preciosas llenas de camelios en flor, con terrazas estupendas para tomarse un cafe o un rico albariño, tiendas rebonitas como la juguetería El sueño de Alë y Patt



Cuando decidimos ir a Galicia (o #Galifornia) lo hicimos sabiendo que nos podía hacer mal tiempo pero hemos tenido una suerte increíble porque el tiempo nos ha acompañado todos los días y por eso, no podíamos dejar escapar la oportunidad de ir a la playa. Y allí que nos fuimos pero no a una playa cualquiera, a la Playa de Rodas en las Islas Cíes. Cogimos un barco en Vigo con la naviera Mar de Ons. Pero ya que estábamos en Vigo aprovechamos para tomarnos unas ostras y unos mejillones en la Calle de las Ostras. Muy ricas pero... nos metieron un palo con la bebida.


El trayecto fenomenal, unos 40 min. aproximadamente. Conforme te vas acercando a las Islas vas viendo la espectacularidad de las playas... Y una vez allí... ¡flipamos!




La playa es preciosa pero el paseo entre arboles es magnifico y la isla tiene diferentes itinerarios si prefieres la opción de caminar alrededor. Nosotros optamos por ambas opciones: caminamos hasta el camping que hay en la isla para comer algo, seguimos la ruta que llevaba hasta un faro y después decidimos disfrutar de una tarde de playa.


Nuestro día de playa fue espectacular: arena blanca y fina, agua azul turquesa y fría (mis piernas lo agradecieron mucho), buena temperatura, poca gente, juegos en familia,... si lo hubiéramos pensado mejor, nos habíamos quedado a dormir en el camping.


La anécdota del día (y del viaje): una gaviota le quito la merienda a mi hijo de sus propias manos...  Igual que vino volando, se fue volando... pero con un sandwich de paté... ¡Imaginar nuestras caras!

Hasta aquí la primera parte de las vacaciones. Y las vuestras ¿las habéis disfrutado?, ¿habéis cargado  las pilas?


¡Hasta pronto!